Foro Cristiano Sermones y Predicaciones Cristianas
Bienvenido, para acceder a materiales solo registrate, no es necesario que crees temas , respetamos cualquier enfoque teologico esto, para motivar el estudio biblico personal, por favor lee brecemente las reglas de este sitio

David Newman - Confuso en cuanto a la base de la Salvacion

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

David Newman - Confuso en cuanto a la base de la Salvacion

Mensaje  PREDICADOR el Miér Feb 29, 2012 8:28 pm

David Newman - Confuso en cuanto a la base de la Salvacion

Un estudio reciente con más de 12.000 jóvenes adventistas, constató que 81% creían que " debemos vivir de acuerdo con las normas divinas a fin de ser salvos". Ese estudio patrocinado por la iglesia, llamado Valorgenia, reveló también que apenas 28% admitían que "no hay nada que yo pueda hacer para ganar la salvación". Sesenta y dos por ciento indicaron que "la manera de ser acepto por Dios es procurar vivir sinceramente una vida digna". Y 44% creían que "el principal realce del evangelio está en los preceptos de Dios en favor de vivir correctamente".
¿Por qué están nuestros jóvenes tan confusos con respecto al evangelio? Siempre que la iglesia da realce a la vida piadosa - padrones de ética moral elevados - corre el riesgo de distorcionar el evangelio. Mientras las normas y el comporta-miento correcto sean necesarios en la vida del cristiano, ellos no constituyen jamás la base de la salvación. Dios salva la persona con base en la vida perfecta y muerte de Jesús Cristo; no en cualquier contribución que la persona pueda haber dado (Rom. 5:9-10).
Una serie reciente de lecciones de la Escuela Sabática sobre el libro de Romanos, sirvió para aumentar la confusión. Esas lecciones enseñaban que el nuevo nacimiento hace parte de la justificación. Esa mezcla de justificación (la forense) y el nuevo nacimiento (la experimental) presenta un problema muy real. Nos vienen a la mente preguntas como estas: ¿Cuán convertido debo estar a fin de ser salvo? ¿Hay suficiente evidencia de conversión en mi vida para darme la certeza de la salvación? ¿Cuánto debo ser transformado por Dios para que me perdone?
Una vez que el individuo comienza a hacer este examen interior, desviando los ojos de la cruz y de la obra objetiva de Cristo y se concentra en la obra subjetiva de Cristo en él, ya no tiene una forma fija de referencia. Cuando él piensa en cuan bien está observando el sábado, cuan victorioso es sobre el pecado, cuan correcto es su comportamiento, acaba quedando confuso a respecto de aquello que constituye la salvación.
Esto no debe negar la importancia del nuevo nacimiento. Sin este, nadie verá el reino de los Cielos. Jesús le dijo a Nicodemo que él debía nacer de nuevo. Pero el individuo no puede y no debe aventurarse a mirar para el nuevo nacimiento como parte del fundamento de su seguridad en Cristo. Al estar justificado por la fe, el nuevo nacimiento inevitablemente se seguirá.
Las personas no son salvas porque son convertidas, sino que por el hecho de mediante la fe haber depositado su confianza en Cristo Jesús. Dios acepta esa fe, les imputa la justicia de Cristo, los acredita con la perfecta vida de Cristo, los trata como si jamás hubiesen pecado (Rom. 4:3 y 5). Al mismo tiempo, Dios las transforma por medio de la experiencia del nuevo nacimiento, a fin de que ellas posean la voluntad para vivir una vida santa. El crecimiento en Cristo, que comienza aquí, es obra de una vida entera, jamás plenamente alcanzada en esta vida. Pero durante el proceso, siempre por causa de la obra y muerte de Cristo, Dios trata los creyentes como perfectos y dignos de salvación.




¿Que es justificación?.-
El Diccionario Bíblico Adventista define justificación como sigue: "El acto divino por el cual Dios declara justo el pecador penitente, o lo considera justo. Justificación es lo opuesto de condenación (Rom. 5:16). Ningún término de carácter específico, sino tan solamente la posición delante de Dios. Justificación no es la transformación del carácter inherente; ella no comunica justicia alguna más que la condenación comunica pecaminosidad. Cuando Dios imputa justicia a un pecador arrepentido, El coloca figurativamente la expiación provista por Cristo y la justicia de Cristo a su crédito en los libros del Cielo, y el pecador permanece delante de Dios como si jamas hubiese pecado". (página 616).
Cuando Dios justifica una persona, El declara esa persona justa por causa de Cristo. La justificación no vuelve la persona intrínsecamente justa (Rom. 5:5). Los pecadores no disfrutan de la certeza de la salvación porque su posición reposa en aquello que ellos hicieron o en aquello que fue hecho en su favor, sino porque ella reposa en aquello que fue hecho a Cristo (Rom. 5:9-10). Él alcanzó su victoria en el Calvario y ahora ofrece esa victoria a todos aquellos que creen.
Cuando Dios justifica y transforma un individuo, El inicia también el proceso de santificación que dura la vida entera. Todo creyente deseará vivir de acuerdo con todo aquello que Dios desea. Jesús dijo: "Si Me amáis, guardaréis Mis mandamientos".(Juan 14:15; ver también 15:10). Pero el creyente observa los preceptos divinos apenas como una respuesta por haber sido ya justificado en Cristo; jamás como la causa o parte de la causa de esa justificación.
Dios continúa a declarar aquellos que viven debajo del paraguas de la justificación 100 por ciento justos por todo el tiempo que ellos escojan vivir debajo de ese paraguas. La ley no los condena mas, pues Cristo cumplió todas las exigencias de la ley (Rom. 10:4). No nos admira que Pablo dijese: "Justificados, pues, mediante la fe, tenemos paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesús Cristo" (Rom. 5:1).
Los cristianos están en paz porque confían en la perfecta observancia de la ley por parte de Jesús Cristo. Ellos no están mas bajo la condenación (Rom. 8:1). No se sienten mas culpados. La alegría les inunda la vida.
Los cristianos exaltan a Cristo, jamás a si mismos. Ellos se vuelven también interesados en la victoria sobre el peca-do. Toman en serio las palabras de Pablo: "¿Permaneceremos en el pecado, para que sea la gracia más abundante? ... ¿Cómo viviremos aún en pecado, nosotros que para él morimos?" (Rom. 6:1-2).
Si desvirtuamos el evangelio, si llevamos nuestros jóvenes a estar inseguros de su salvación, si los llevamos a creer que la actitud correcta es parte esencial de la base de su salvación, habremos contribuido entonces para su perdición eterna.
Estamos entonces en peligro de competir con los fariseos, que eran tan celosos que recorrían "el mar y la tierra para hacer un prosélito" (Mat. 23:15), pero a despecho de todo su realce sobre el vivir santificado, cerraban "el reino de los Cielos delante de los hombres" (verso 13).
Pablo nos recuerda que es por medio de la gracia que somos salvos; no por las obras (Efe. 2:Cool. Y gracia es favor inmerecido. Dios no nos acepta por causa de alguna mudanza en nosotros, sino que por aquello que Jesús hizo en la cruz. Si Lo aceptamos como nuestro Salvador, El nos transformará - pero esa transformación, ese nuevo nacimiento, es siempre parte del resultado de nuestra permanencia en Cristo; jamás parte de la causa de esa permanencia.
Las normas son importantes. La iglesia precisa defender normas éticas y morales. Pero - y deseo destacar este punto - en tiempo alguno deben ellas servir de piedra de tropiezo para la salvación de las personas. Pueda la iglesia vivir - y no apenas enseñar - la justicia de Cristo.
avatar
PREDICADOR
Editor del Sitio
Editor del Sitio

Mensajes : 626
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2012
Edad : 45
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario http://sermonescristianos.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.