Foro Cristiano Sermones y Predicaciones Cristianas
Bienvenido, para acceder a materiales solo registrate, no es necesario que crees temas , respetamos cualquier enfoque teologico esto, para motivar el estudio biblico personal, por favor lee brecemente las reglas de este sitio

David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Mensaje  PREDICADOR el Miér Feb 29, 2012 8:09 pm

David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Mensaje a Laodicea.-
Dios tiene un mensaje especial (que nosotros frecuentemente ignoramos) para la iglesia de Laodicea:
"Al ángel de la iglesia en Laodicea escribe: Estas cosas dice el Amén, la testimonia fiel y verdadera, el principio de la creación de Dios: conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. Quien diera fueses frío, o caliente! Así, porque eres tibio, y ni eres caliente ni frío, estoy a punto de vomitarte de mi boca; pues dices: estoy rico y enriquecido, y no necesito de cosa al-guna, y ni sabes que tu eres infeliz, si, miserable, pobre, ciego y desnudo. Te aconsejo que de mi compres oro refinado por el fuego para que seas hecho rico, vestiduras blancas para que te vistas, a fin de que no sea manifiesta la vergüenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos, a fin de que veas. Yo reprendo y disciplino a cuantos amo. Sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He ahí que estoy a la puerta, y bato; si alguien oye mi voz, y abre la puerta, entraré en su casa, y cenaré con él y él conmigo. Al vencedor, lo haré sentarse conmigo en mi trono, así como también yo vencí, y me senté con mi Padre en su trono. Quien tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias."(Apoc. 3:14-22).
Desde 1850, nosotros como Adventistas individualmente, hemos tenido conocimiento de nuestra condición Laodi-ceana; pero será que existe alguna diferencia entre el reconocimiento individual y el reconocimiento corporativo?
Algunos han tratado de enseñarnos en esta área, pero hemos ignorado sus súplicas. ¿Será que sería necesario que antes que este mensaje sea aceptado individualmente, exista también un reconocimiento corporativo de nuestras necesida-des? Nosotros como líderes de la iglesia precisamos gastar mucho más tiempo estudiando y aplicando este pasaje.

Responsabilidad Corporativa.-
La declaración laodiceana concluye con una declaración de que nosotros deberíamos escuchar lo que el Espíritu está diciendo para las iglesias. ¿Sería posible que nosotros hayamos entendido de forma errada el mensaje a Laodicea todos estos años? ¿Tenemos la tendencia de pensar mas individualmente que institucionalmente?
Robert Worley argumentó: "Es una suposición común de que los individuos le dan la forma a las instituciones. Por esta razón la prescripción que es hecha para cada problema de la iglesia es de verse libre de aquel que está causando el pro-blema, sea él el ministro, un asistente o asociado, un laico enfadado, o un grupo de laicos enfadados. No hemos preguntado como las instituciones afectan o moldean las personas. Nunca percebimos la institución como la causa de nuestras dificultades. Nosotros no pensamos institucionalmente, sino que individualmente. Por esta razón, cuando un ministro está con problemas o un laico es visto como problema, nosotros localizamos el problema en la persona. Se transforma entonces en un problema de personalidad o de carácter, en vez de un problema institucional". (1).
Precisamos preguntarnos: ¿cómo las instituciones afectan a las personas? Precisamos saber si existe una responsabi-lidad institucional o corporativa para Laodicea, como también una responsabilidad individual. Ellen White afirma que Dios espera por una responsabilidad tanto corporativa como individual:
"La misma desobediencia y fallas que fueron vistas en la iglesia Judía ha caracterizado grandemente el pueblo que ha recibido esta gran luz del Cielo, en el último mensaje de advertencia. ¿Desperdiciaremos nosotros, así como ellos, nuestras oportunidades y privilegios hasta que Dios permita que la opresión y la persecución vengan sobre nosotros ?".(2).
Cuando la nación Judía rechazó a Cristo, los líderes tomaron una decisión corporativa endosada por el pueblo (Juan 19:6,7,12; Mat. 27:25). Dios responsabilizó los grupos y también los individuos (Hechos 2:23).
Ellen White comentó aún: "El mensaje de Laodicea debe ser proclamado con poder; es especialmente aplicable ahora ... No ver nuestra propia deformidad es no ver la belleza del carácter de Cristo. Cuando estemos completamente despiertos cuanto a nuestra pecaminosidad, entonces apreciaremos a Cristo... No ver el marcante contraste entre Cristo y nosotros mismos es no conocernos a nosotros mismos. Aquel que no se aborrece a si mismo no puede entender el significado de la redención... Existen muchos que no se ven a si mismos a la luz de la ley de Dios. Ellos no sienten nausea del egoísmo; por eso son egoístas". (3).
¿Qué es lo que Ellen White quiso decir con "el mensaje Laodiceano debe ser proclamado con poder"? ¿Cómo pode-mos cumplir esta orden cuando el predicamento de Laodicea envuelve una inhabilidad en reconocer cualquier problema fundamental dentro de la iglesia? Como líderes de la iglesia nosotros creemos que, en general, la obra está haciendo rápidos progresos. Aún cuando la iglesia crezca en un ritmo que no es el ideal, aún así es satisfactorio. Nuestro gran éxito en Euro-Asia, Africa, Inter-America, y otros lugares pueden llevarnos a un falso sentido de seguridad. En otras partes del mundo, la mantención del status quo parece ser la mayor prioridad. Cada año, en los últimos 150 años, los líderes han dicho: "La venida del Señor está muy próxima; nuestros esfuerzos evangelísticos están trayendo más y más frutos". Aún así Jesús aún no ha vuelto.
Nuestra iglesia está creciendo más que la población del mundo. Yo pregunté para Don Yost, director de archivos y estadística de la Conferencia General, para que me informase, basado en nuestra tasa de crecimiento de los últimos 10 años, cuando nuestros miembros alcanzarían 50% de la población mundial. ¡Él se aventuró a estimar que nuestra iglesia iría alcanzar 50% de la población mundial alrededor del año 2.118! ¡Esto está 125 años en el futuro! ¿Es esto lo que Dios está esperando? ¡No! Bautismos dentro o fuera de la iglesia no son suficientes.

"Estoy rico y enriquecido, y no necesito de nada más". Somos reticentes en aceptar que realmente somos "miserables, pobres, ciegos y desnudos". ¿Cómo podemos admitir nuestra condición cuando estamos esperando tanto del crecimiento de la iglesia? Yo traté de mostrar que no está todo correcto, cuando mostramos un montón de números estadísticos, en mi carta abierta. La revelación de esto, causó la reacción negativa. Sin embargo, si continuamos a negar nuestras necesidades, como
iglesia, nunca haremos de los remedios de Dios nuestras prioridades. Y Él va a continuar esperando.


Última edición por PREDICADOR el Miér Feb 29, 2012 8:15 pm, editado 1 vez
avatar
PREDICADOR
Editor del Sitio
Editor del Sitio

Mensajes : 626
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2012
Edad : 45
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario http://sermonescristianos.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Mensaje  PREDICADOR el Miér Feb 29, 2012 8:10 pm

Excelencia en el estilo de vida.-
Si pudiésemos confesar nuestra necesidad y reconocer esa necesidad, lanzaríamos fuera mucha munición que alimenta tantos movimientos independientes. Existe un nivel de excelencia que Dios espera del pueblo que Lo espera. Pero si Su pueblo, en la cualidad de sus vidas y en el relacionamiento con las personas, son virtualmente indistinguibles de la comunidad como un todo, ¿cómo pueden ellos testimoniar con poder de las grandes cosas que Dios ha hecho? La excelencia cristiana nunca vendrá en cuanto nosotros continuemos concentrados en nuestro éxito e ignoremos nuestra necesidad de hacer de Cristo el centro de todo. El estilo de vida de Dios es un resultado, y no una meta.
La última generación, la generación que testimoniará la venida de Cristo, será una generación especial. Por causa de los esfuerzos sin precedentes por los cuales la iglesia habrá pasado, ella emergerá "sin mancha" (Apoc. 14:5). Ella reflejará perfectamente el carácter de Cristo.(4). Estará focalizada en el amor del carácter de Dios: " Los últimos rayos de misericordiosa luz, el último mensaje de misericordia a ser dado al mundo, es una revelación de Su carácter de amor. Los hijos de Dios manifestarán Su gloria. En su propia vida y carácter revelarán lo que la gracia de Dios ha hecho por ellos." (5). "En esto todos sabrán que sois mis discípulos, si tuvieres amor los unos con los otros". (Juan 13:35).
¿Cómo podemos revelar el amoroso carácter de Dios? Mostrando, el mismo amor que Dios nos ha mostrado, para los otros; no haciendo nada por ambición propia, y, en humildad, considerar los otros mejores que nosotros mismos. (Fil. 2:3); no haciendo nada de nosotros mismos (verso 7); siendo puro, paciente, considerado, sumiso, misericordioso, imparcial y sincero (Santiago 3:17); mirando para el pobre y el necesitado (Santiago 1:27); regocijándonos en el sufrimiento (Rom. 5:3); alimentando nuestros enemigos (Rom. 12:20). Como encaramos la injusticia, tristeza, dificultad y problemas, nos distinguirán de aquellos que tienen poca o ninguna fe en Dios. Parece que estamos bien lejos de la experiencia que Dios espera de nosotros.
¿Cómo hemos admitido nosotros, como iglesia, nuestra responsabilidad? Yo no estoy sugiriendo una acción formal del Comité Ejecutivo de la Conferencia General, o aún una sesión de la Conferencia General. Yo estoy hablando a respecto de un acuerdo general entre los líderes de la iglesia en todos sus niveles, de que hemos fallado en enfatizar Sus remedios; de que hemos fallado en hacer del oro, de las vestiduras blancas, y del colirio nuestro énfasis.
"Fe y amor son las verdaderas riquezas, el oro puro que la Testimonia Verdadera aconseja al tibio comprar. No im-porta cuán ricos podamos ser en tesoros terrestres, todas nuestras riquezas no nos permitirán comprar el precioso remedio que cura la enfermedad del alma llamada tibieza. El intelecto y las riquezas terrenas no tienen poder para remover los defectos de la iglesia Laodiceana, o para sanar su deplorable condición. Ellos han sido ciegos, pero se han comportado como si fuesen dichosos. El Espíritu de Dios no ha iluminado sus mentes, y no han percibido su pecaminosidad; por lo tanto, no han percibido la necesidad de ayuda."(6).
Ellen White nos recuerda que en cuanto el crecimiento de la iglesia y ganar almas es importante, ellos no ocupan el primer lugar en nuestra lista de prioridades. "Fe y amor son las verdaderas riquezas", dice ella. Estos son los remedios para nuestra tibieza. Sin embargo, si no concordamos en que existe un problema institucional, tibieza institucional, Laodiceanis-mo en un nivel corporativo, entonces no enfatizaremos la fe, el amor, la justicia de Cristo, y el colirio celestial; no haremos de ellos nuestra prioridad a un nivel corporativo. Esto por su vez nos impide de predicar el evangelio en su más amplia expresión: salvarnos del pecado y poseer el fruto de vencer el pecado.
avatar
PREDICADOR
Editor del Sitio
Editor del Sitio

Mensajes : 626
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2012
Edad : 45
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario http://sermonescristianos.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Mensaje  PREDICADOR el Miér Feb 29, 2012 8:10 pm

Lo que el mensaje no es.-
¿Cuál es exactamente el centro del remedio Laodiceano? ¿Qué representan el oro, las vestiduras blancas, y el coli-rio? Algunos sugieren que representan un carácter más perfecto, guardar de una forma más perfecta la ley; que el énfasis está en ser "sin mancha". Sin embargo, cuando Dios dice "Yo conozco tus obras, que no eres ni frío ni caliente", Él también dice que le gustaría que fuésemos uno u otro; en otras palabras, estar en el fuego con Él o ferozmente contra Él. La perfección de carácter como tal no es la primera prioridad. Nuestras obras, sean buenas o malas, no son tan importantes para Dios como la calidad de nuestra entrega. En muchos casos el motivo tras las obras determina su moralidad. Un acto inmoral es siempre inmoral, a despecho del motivo; pero un acto aparentemente moral podrá no serlo dependiendo del motivo.
Dios nos revela que el mayor problema es autosatisfacción. Nosotros nos estamos saliendo hasta que muy bien con nuestras obras; estamos consiguiendo bastante para Dios. Los remedios que El está sugiriendo son hasta sorprendentes. El no nos pide para trabajar más duro, gastar más dinero con el crecimiento de la iglesia, conquistar cada pecado. En vez de eso El nos pide para "comprar" de El "oro refinado por el fuego, de manera que enriquezcas; y vestiduras blancas para usar, de manera que puedas cubrir tu vergonzosa desnudez; y colirio para poner en tus ojos, de manera que puedas ver".
Dios nos está diciendo que tenemos que redefinir nuestra medida del éxito - el oro; que tenemos que admitir que estamos desnudos y necesitamos de vestiduras blancas; que reconozcamos nuestra ceguera - pretendiendo que todo está bien.

Lo que el mensaje es.-
Dios comienza Su lista con una de las más preciosas substancias conocidas hasta el momento - oro. Él escoge un sólido pedazo de oro para el apoyo del arca; el arca y todos los muebles del Tabernáculo estaban cubiertos de oro (Exo. 25:10-11,31,38). Los "hijos de Sión" valían "su peso en oro" (Lam. 4:2). La Nueva Jerusalén está hecha de "puro oro" (Apoc. 21:18). Los Mandamientos del Señor son "más preciosos que el oro" (Salmo 19:10). Cuando Dios pune al impío El dice que va hacer "el hombre más escaso que el oro puro" (Isa. 13:12).
Las Escrituras consistentemente muestran el oro como la más preciosa de las substancias. Pero ellas también muestran una substancia como siendo aún de mayor valor: la sangre de Cristo.

"Sabiendo que no fue mediante cosas corruptibles, como plata u oro, que fuisteis rescatados de vuestro vano proce-dimiento que vuestros padres os legaran, sino que por la preciosa sangre, como de cordero sin defecto y sin mácula, la san-gre de Cristo". (1 Pedro 1:18-19).
El mensaje Laodiceano es un llamado a la exaltación de la más preciosa substancia del universo, la sangre derramada por el propio Dios. Esto significa que Jesús Cristo, Su vida, Su muerte, Su segunda venida, necesita de nuestra mayor aceptación y pasión. Por eso Dios dice "compre" el oro. La única cosa que tenemos que negociar es nuestro miserable egoísmo, nuestros corazones egoístas.
"¿Entretanto, a qué renunciamos nosotros, aunque renunciemos a todo? A un corazón contaminado por el pecado, para que Jesús lo purifique, lavándolo en Su propia sangre, y lo salve por Su inefable amor. Y aún los hombres encuentran difícil renunciar a todo! Me avergüenzo de oírlo, y se me hace pesado escribirlo!" (7).
"Y Yo, si fuere levantado de la tierra, atraeré todos a Mi mismo". (Juan 12:32).
El mensaje de Laodicea requiere que hagamos de Cristo nuestra prioridad en TODO.
Ellen White, como hemos visto, compara el oro con fe y amor. Y esto permanecerá verdadero mientras el foco de nuestra fe y amor sea Jesús Cristo.
Las vestiduras blancas representan la justicia imputada de Cristo en el creyente. Las Escrituras hablan a respecto de recibir "vestiduras nupciales" (Mat. 22:1-4) y ser " revestidos de Cristo" (Gal. 3:27). Adán y Eva trataron de cubrir su desnudez, pero fue necesario un acto de Dios para que realmente quedasen cubiertos (Gen. 3:21). Nosotros podremos hacer todas las buenas obras que queramos, pero aún será necesario un acto divino para ser acreditados con la única obra que realmente cuenta: la obra de Cristo (Rom. 5:19).
"Si usted tratase de reunir todo aquello que es bueno y santo y noble y amoroso en el hombre y después lo presenta-se a los ángeles de Dios como haciendo parte de la salvación del ser humano y en su mérito, la proposición sería rechazada como siendo una traición".(Cool. Precisamos focalizarnos más en Cristo, "porque Dios es quien efectúa en vosotros tanto el querer como el realizar, según su buena voluntad". (Fil. 2:13).
El tercer ingrediente en la prescripción celestial para la tibieza es colirio para los ojos. Hoy nosotros nos colocamos gotas en los ojos para tratar de mejorar nuestra visión. Así Dios nos dio el Espíritu Santo para convencernos del pecado y guiarnos a toda la verdad (Juan 16:8-11). A medida que abrimos nuestros corazones al Espíritu Santo, cuyo objetivo principal es hablarnos de Jesús y llevar gloria para El (verso 14), el Espíritu Santo nos ayuda a ser honestos y cándidos acerca de nuestra real condición. Así, somos llevados a procurar por el verdadero remedio: la justicia de Cristo.
Ellen White condensa todo el mensaje Laodiceano en un glorioso párrafo: "El mensaje laodiceano ha estado a sonar. Tomen este mensaje en todas sus faces, y háganlo sonar fuertemente para el pueblo donde quiera que la Providencia abra el camino. Justificación por la fe y la justicia de Cristo son los temas a ser presentados a un mundo que perece." (9).
avatar
PREDICADOR
Editor del Sitio
Editor del Sitio

Mensajes : 626
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2012
Edad : 45
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario http://sermonescristianos.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Mensaje  PREDICADOR el Miér Feb 29, 2012 8:11 pm

Cómo implementarlo.-
Si procuramos los verdaderos remedios, entonces como líderes de la iglesia procuraremos, en nuestros comités, en nuestros consejos, en nuestras asambleas, estudiar e investigar la justicia de Cristo antes que procurar por el crecimiento de la iglesia. Las estadísticas que acostumbramos citar, no deberían reflejar el crecimiento cuantitativo de la iglesia, sino que en la medida de lo posible, el crecimiento cualitativo. El punto central de nuestras asambleas debería ser procurar los remedios para nuestra condición Laodiceana. Vamos a planear una asamblea mundial de líderes y pastores cuya única agenda sea estudiar el mensaje de Laodicea. Si esto se hace imposible, vamos a hacerlo división por división, asociación por asociación. Después que Jesús subió al Cielo, los discípulos no comenzaron inmediatamente a hacer evangelismo. Ellos oraron en un cuarto superior hasta que Dios subyugó su egoísmo y entonces quedaron preparados para el derramamiento del Espíritu Santo. Solo entonces experimentaron un crecimiento explosivo de la iglesia.
¿Qué sucedería si, en vez de gastar la primera hora de cada día durante un Concilio Anual, en escuchar la predica-ción de la Palabra, gastásemos toda la mañana en estudiar, orar y compartir? En el último Concilio Anual, George Knight presentó mensajes animadores y Cristocéntricos. ¿Qué habría sucedido se nos hubiésemos reunido en pequeños grupos para discutir las implicaciones de sus mensajes por nosotros mismos y después para las personas que nosotros lideramos? ¿Qué habría sucedido si hubiésemos gastado una hora diaria en oración durante la sesión de negocios?

Verdadero éxito.-
¿Por qué era la iglesia primitiva tan exitosa en su evangelismo? Porque, paradojalmente, no hicieron de los bautis-mos su prioridad. Cuando la división golpeó la iglesia de Corinto, Pablo les recordó la solución:
"Porque no me envió Cristo para bautizar, sino para predicar el evangelio; no con sabiduría de palabra, para que no se anule la cruz de Cristo". (1 Cor. 1:17).
Ahora, por favor, no me interprete mal; los bautismos son importantes. Ellos hacen parte integral de la comisión del evangelio. Pero el tipo de crecimiento de la iglesia que la mayoría de nosotros está esperando, no va a suceder nunca, hasta que admitamos la necesidad de tener la justicia de Cristo. ¿Cómo sabremos cuáles son realmente nuestras necesidades? Por la misma vara que Pablo usó. Todo lo que tenemos que hacer es mirar para los procedimientos usados en nuestros reportajes y para lo que estamos dando la mayor parte del tiempo en nuestras reuniones y comités. Cuando nos reunimos como líderes en asambleas de Uniones, Divisiones y de la Conferencia General, ¿cuál es el punto focal de nuestra discusión?
En la iglesia primitiva Lucas nos cuenta que los líderes de la iglesia comenzaron a ocuparse con detalles administrativos, haciendo funcionar una empresa que crecía sin parar. Las personas estaban siendo adicionadas a la iglesia todos los días. Los líderes de la iglesia quedaron tan ocupados con la organización, planificación e implementación, que comenzaron a negligenciar su más importante deber: el de ser líderes espirituales. Así Lucas nos informa que los apóstoles indicaron hombres espirituales para ser los administradores de la iglesia, librándolos así para sus más importantes deberes: "orar y ministrar la Palabra" (Hechos 6:4). La iglesia descubrió que en su ansiedad por cumplir la comisión del evangelio estaban negligenciando el "ministerio de la palabra de Dios" (verso 2).

La Biblia revela que los líderes de la iglesia deberían ser conocidos como hombres y mujeres de Dios, profundos estudiantes de la Biblia, altamente espirituales, no inmersos en detalles administrativos. ¿Cuánto tiempo gastamos semanalmente en oración, meditación y estudio de la Biblia? Lideramos por el ejemplo en esas áreas o más por exhortación?
Esta es la razón por la cual el mensaje de Laodicea es tan poderoso y sin embargo tan difícil de ser implementado. Las riquezas son preferibles a la pobreza, y el éxito preferible a la omisión. Nosotros acariciamos el éxito de aquello que es fácilmente medible, olvidando que lo que Dios cuenta como éxito puede ser bien diferente de nuestra definición (Lucas 12:13-21). No nos gusta pensar en nosotros mismos como omisos o fallos, y no deberíamos permanecer en esa condición. Ellen White nos alienta a ver esperanza en el mensaje de Laodicea:
"Pero el consejo de la Testimonia Verdadera no representa a aquellos que son tibios como estando en una situación sin esperanza. Aún existe una chance de remediar su estado y el mensaje Laodiceano está lleno de aliento; pero la iglesia apóstata necesita aún comprar el oro de la fe y del amor, precisa aún tener las vestiduras blancas de la justicia de Cristo, para que no aparezca la vergüenza de su desnudez. Pureza de corazón, pureza de motivo, deben aún caracterizar aquellos que están con el corazón dividido y que están empeñados en servir a Dios y a Mamón. Ellos aún deben lavar sus ropas del carácter y volverlas blancas en la sangre del Cordero". (10).
avatar
PREDICADOR
Editor del Sitio
Editor del Sitio

Mensajes : 626
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2012
Edad : 45
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario http://sermonescristianos.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Mensaje  PREDICADOR el Miér Feb 29, 2012 8:13 pm

¿Qué hemos hecho de Jesús?
Note mas una vez que el resultado no tiene ningún relacionamiento con nuestro éxito en ganar almas, alcanzar blancos financieros, o construir nuevas instituciones. Antes, el resultado se centraliza en lo que hemos hecho de Jesús Cristo. Yo se que necesito tener una mayor noción o medida de Su gracia en mi vida. Necesito gastar más tiempo con El, más tiempo reflexionando en Su bondad, Su justicia, Su misericordia, Su amor. Yo ansío por ver cada uno de nosotros usando mucho más tiempo en oración, ayuno, y en el estudio de la Biblia, con el énfasis en conocer mejor a Jesús. Precisamos de la Lluvia Primera, del derramamiento del Espíritu Santo. Pero cuando oramos por el Espíritu Santo precisamos tener certeza que no estamos apenas orando por victoria sobre el pecado o mayor éxito en el evangelismo, sino que estamos orando para que el Espíritu Santo nos ayude a levantar más aún la cruz, para predicar mejor a respecto de Jesús Cristo, para testimoniar mejor a respecto de Él.
Cuando Jesús es verdaderamente el primero en nuestras vidas, demostrado por nuestras actitudes, nuestro arrepenti-miento, por el compartir Su amor, por hacer de estos temas nuestra prioridad en nuestras reuniones y asambleas; cuando las personas vean el amor que tenemos unos por los otros; cuando sintamos pena de nuestros pecados; cuando sintamos el deseo íntimo de reflejar el carácter de Cristo más completamente; cuando prefiramos morir antes que traer vergüenza para Dios; entonces Dios responderá derramando Su Espíritu con tal poder que nuestro evangelismo será inmensurable. Las personas notarán que hemos estado con Jesús, y entonces ellas también desearán estar con El.
El mensaje de Laodicea no es primariamente un mensaje para individuos, sino que para una iglesia, para una corporación. Así, mientras sea verdadero que los individuos hacen parte del cuerpo, la iglesia, es el cuerpo como un todo que precisa reconocer sus necesidades y mudar su énfasis. Esto es lo que la iglesia falló en hacer después de la Conferencia General de 1888. Debemos permanecer alertas para no ser arrastrados por los detalles del mensaje que Jones y Waggoner predicaron. La síntesis de su mensaje está ilustrada por las dos figuras hechas por James y Ellen White que nosotros publicamos en nuestra edición de Octubre/92. La Iglesia Adventista del Séptimo Día ha enfatizado la guarda de la ley por sobre el sacrificio de Cristo en la cruz. La intención de Jones, Waggoner y Ellen White fue la de invertir este énfasis.

Levantando Jesús.-
Victoria sobre el pecado, perfección de carácter, mudanzas en el estilo de vida, poder para testimoniar, viene solamente cuando el pecador contempla a Cristo levantado en la cruz como el único sacrificio perfecto. La aplicación de Su sacrificio en el santuario celestial por nosotros, hoy, está en la proporción del énfasis que nosotros estamos dando a lo que Cristo hizo por nosotros 2.000 años atrás. Lo que Cristo hizo por nosotros y lo que Él hace en nosotros forman una unión indisoluble. Sin embargo, el éxito del trabajo de Cristo en nosotros está siempre precedido de la manera como hemos focalizado y enfatizado lo que El ha hecho por nosotros. El camino de la perfección de carácter pasa a través de la cruz.
"Ciertamente la palabra de la cruz es locura para los que se pierden, pero para nosotros, que somos salvos, poder de Dios". (1 Cor. 1:18; Hechos 15:11 para ver lo que Pedro decía al respecto).
"Porque decidí nada saber entre vosotros, sino a Jesús Cristo, y este crucificado". (1 Cor. 2:2).
"Sabiendo que no fue mediante cosas corruptibles, como plata u oro, que fuisteis rescatados de vuestro vano proce-dimiento que vuestros padres os legaron, sino por la preciosa sangre, como de cordero sin defecto y sin mácula, la sangre de Cristo". (1 Pedro 1:18-19).
"Mas lejos esté de mi gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesús Cristo, por la cual el mundo está crucificado para mi, y yo para el mundo".(Gal. 6:14).
"Levante la cruz mas alto, de manera que muchos puedan contemplar, y ver y vivir. Cristo murió por el mundo, y Su mandamiento es: 'Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura' (Mar. 16:15). El Señor no nos daría esa comisión sin colocar recursos suficientes a nuestro alcance para hacer la obra". (11).
"A menudo asuntos doctrinarios son presentados sin ningún efecto especial; porque el hombre espera que otros lo presionen con sus doctrinas; pero cuando el ardiente amor de Cristo habita en nosotros, Su gracia impresiona los corazones. Existen muchos que están sinceramente procurando por la luz, pero no saben qué hacer para ser salvos. Oh, contadles a respecto del amor de Cristo, del sacrificio hecho en la cruz del Calvario para salvar al moribundo! Decidles para colocar su voluntad al lado de la voluntad de Dios; y "si alguien quiere hacer la voluntad de Dios, conocerá a respecto de la doctrina, si ella es de Dios o si yo hablo por mi mismo."(Juan 7:17) (12).
Si no estamos atentos, el llamado para un carácter perfecto podrá separarnos del énfasis de la justicia de Cristo. Ellen White define la perfección de carácter como el actuar espontaneo del amor de Dios:

"El amor es el fundamento de la piedad. Cualquiera que sea la profesión, nadie tiene verdadero amor a Dios si no tiene amor desinteresado por su hermano. Pero nunca podremos poseer este espíritu por tratar de amar a los otros. Lo que es necesario, es el amor de Cristo en el corazón. Cuando el yo está inmerso en Cristo, el amor brota espontáneamente. La perfección de carácter del cristiano es alcanzada cuando el impulso de auxiliar y bendecir a otros brote constantemente del íntimo - cuando la luz del Cielo llene el corazón y sea revelado en el semblante". (13).
¿Estamos nosotros revelando el amoroso carácter de Dios? ¿Es esto lo que nosotros entendemos por perfección de carácter?
El llamado al arrepentimiento para la iglesia de Laodicea es hacer preeminente la justicia de Cristo, hacer de esto nuestro énfasis. Este es el único camino a ser seguido, si queremos todas las otras bendiciones que Dios ha prometido. Ellen White una y otra vez enfatiza la importancia de hacer de la cruz el centro de nuestras vidas, en predicaciones, comités y programas. La cruz es el ÚNICO medio por el cual moveremos el mundo.
"Cristo declara, 'Si Yo fuere levantado de la Tierra, atraeré a todos a Mi mismo'. Si la cruz no encuentra una influen-cia a Su favor, ella va a crear una influencia. Generación tras generación, la verdad para este tiempo ha sido revelada como verdad presente. Cristo en la cruz fue el medio por el cual la misericordia y la verdad se juntaron, y la justicia y la paz se besaron. Estos son los medios que moverán el mundo". (14).
Yo hago un apelo para todos los líderes de mi querida iglesia: ¿Oiréis el llamado divino "Sed diligentes, por lo tanto, y arrepentíos"? Si vamos a arrepentirnos, entonces Cristo promete "entrar y cenar con nosotros". La mayor prueba de que no nos hemos arrepentido como iglesia es el hecho de aún estar aquí. Después de casi 150 años nosotros aún estamos aquí. La iglesia que fue levantada por Dios para anunciar la vuelta de Cristo con gran poder en una única generación aún está aquí. Lleva solamente una generación para terminar la obra que Dios nos dio. El poder de Él no disminuyó. Somos nosotros que aún estamos rechazando el vaciarnos a nosotros mismos para después poder ser llenos con Su Espíritu, impidiendo de esta manera que esta iglesia proclame Su gloria alrededor del mundo. ¿Cuánto tiempo deberá Él esperar? ¿Estamos dispuestos a pagar el precio para reordenar nuestras prioridades?
avatar
PREDICADOR
Editor del Sitio
Editor del Sitio

Mensajes : 626
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2012
Edad : 45
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario http://sermonescristianos.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Mensaje  PREDICADOR el Miér Feb 29, 2012 8:14 pm

PRACTICANDO EL ARREPENTIMIENTO LAODICEANO
He aquí algunas sugestiones para pastores y líderes de todos los niveles de la iglesia, y cómo implementarlas en el mensaje Laodiceano. Esto no será nada fácil. Requerirá una mudanza enorme en nuestra cultura organizacional.

1.- Reconozca franca y abiertamente que la Biblia y el Espíritu de Profecía son precisos en su descripción de la iglesia como estando en una condición Laodiceana.
2.- Dedique individualmente un tiempo significativo, cada día, a la predicación y al estudio de la Biblia; haga esto regularmente; comparta regularmente con otros lo que Jesús ha hecho en usted.
3.- Decida que las reuniones y comités serán indicativos de la condición espiritual de la iglesia, y que el tiempo de cualquier reunión será gastado estudiando la vida de Cristo. Deje que el siguiente consejo de Ellen White sea aplicado también a nuestras reuniones:
"Nos haría bien pasar diariamente una hora a meditar sobre la vida de Jesús. Deberemos tomarla punto por punto, y dejar que la imaginación se apodere de cada escena, especialmente las finales. Al meditar así en Su gran sacrificio por nosotros, nuestra confianza en El será más constante, nuestro amor vivificado, y seremos más profundamente envueltos de Su espíritu. Si queremos ser salvos al final, tendremos que aprender a los pies de la cruz la lección de arrepentimiento y humillación." (DTG: 63).
4.- Examine cada sermón, cada conversa, cada devocional, y pregunte: ¿He presentado a Cristo como es descrito en la si-guiente cita?
"Nunca debería ser predicado un sermón, o nunca ser dado un estudio bíblico, sin que lleve al oyente para "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29). Toda doctrina verdadera hace de Cristo el centro, cada precepto recibe fuerza de Sus palabras." (6T:54).
5.- Organice frecuentes reuniones, cuyo motivo principal sea presentar a Cristo y escuchar testimonios referentes a aquello que Jesús ha hecho por su grupo.
6.- Examine todo nuestro material evangelístico: Estudios Bíblicos, Sermones, Volantes; para ver si cada estudio relaciona el tema específicamente con la cruz de Cristo.
7.- Evalúe, por lo menos anualmente, cuán acertadamente estamos respondiendo al desafío Laodiceano:
"Estoy rico y enriquecido, y no necesito de cosa alguna, y ni sabes que tu eres infeliz, si, miserable, pobre, ciego y desnudo." (Apoc. 3:17). "¿Cuánto hemos abierto la puerta y dejado a Cristo entrar?" (Apoc. 3:20).
REFERENCIAS

(1).- Robert C. Worley, A Gathering of Strangers, pág. 28-29.
(2).- Ellen White, Testimonios para la Iglesia, pág. 456-457.
(3).- Ellen White, Review and Herald, 25 de Septiembre de 1900.
(4).- Ellen White, PVGM:69.
(5).- Idem, pág. 415-416.
(6).- Ellen White, 4T:88.
(7).- Ellen White, CC:46.
(Cool.- Ellen White, FO:24.
(9).- Ellen White, Carta 24, 1892.
(10).- Ellen White, Review and Herald, 28 de Agosto de 1894.
(11).- Ellen White, Testimonios para Africa del Sur:64.
(12).- Ellen White, CE:42.
(13).- Ellen White, PVGM:384.
(14).- Ellen White, 6CBA:1113
avatar
PREDICADOR
Editor del Sitio
Editor del Sitio

Mensajes : 626
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/02/2012
Edad : 45
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario http://sermonescristianos.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: David Newman - Arrepentimiento Laodiceano

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.